Formas simples de dominar sus emociones al tomar decisiones

Rate this post

Mucha gente se arrepiente mucho cuando se acuesta en su lecho de muerte. Estos arrepentimientos suelen estar relacionados con malas decisiones o con decisiones que no se toman. Por lo tanto, resulta que la toma de decisiones depende de una gran confianza en sí mismo. A una persona que confía en sus decisiones le resulta más fácil tomarlas.

Las emociones también juegan un papel importante en todo esto. Este es un debate que ha enfrentado a dos grandes pensadores. Según Descartes, «las decisiones son producto de la mente racional». En otras palabras, la toma de decisiones se basa esencialmente en hechos y matemáticas.

Pero esta tesis fue refutada y demostrada erróneamente por Antonio Damasio en una de sus obras titulada «El error de Descartes». Esto se basó en parte en la historia de Elliott, un chico muy inteligente, que tenía capacidades racionales por encima de la media, pero incapaz de tomar una decisión, después de una cirugía para extirpar un tumor cerebral en la superficie de sus lóbulos frontales. Después de todo su trabajo en este asunto, concluye que una persona incapaz de emocionar es incapaz de tomar las decisiones más racionales.

El manejo de las emociones es, por lo tanto, completamente inherente a una buena toma de decisiones, especialmente cuando se toman las decisiones más importantes. Con este fin, aquí hay 7 consejos para poner en práctica para dominar realmente sus emociones y así tomar las mejores decisiones posibles y no arrepentirse de ellas.

1. Da un paso atrás

Usted debe aprender a tomar el tiempo para identificar y entender sus emociones. Dado que las reacciones físicas están relacionadas emocionalmente, tómese también el tiempo para detectar las reacciones que tiene a algunas de sus emociones. Para poder tomar la distancia necesaria para tomar decisiones, es importante referirse a la corteza prefrontal. Esta es el área del cerebro responsable del razonamiento. Para ello es necesario que te pongas en un ambiente libre de estrés durante unos minutos.

«Tu vida cambia en el momento en que tomas una decisión nueva, congruente y comprometida.» – Tony Robbins

2. Respira

La mejor manera de hacerlo es aprender a respirar profundamente. Esto permitirá activar su córtex prefrontal de nuevo, por lo tanto, para tener un mejor control de sus emociones para que usted no reaccione a ellas, y mucho menos al evento que causa estas emociones. Haga este ejercicio durante al menos 15 minutos. Es increíble cómo puedes entrenarte para no reaccionar nunca, no importa cuál sea la situación. Idealmente, deje pasar al menos 24 horas antes de responder a una situación que normalmente causaría tensión.

3. Presta atención

Una vez que esté en la corteza prefrontal, ponga una mano en su abdomen, al nivel de sus intestinos, y la otra mano en su corazón, y tómese el tiempo para escuchar. Estas dos partes del cuerpo son los dos centros principales de vibraciones y emociones. Por eso es importante escucharlos y prestarles atención.

El propósito de este ejercicio es tomar conciencia de su instinto y su corazón. Lo que necesitas recordar es que la única persona en la que debes confiar es en ti mismo. Al practicar este ejercicio, una cosa quedará muy clara: lo que la emoción que sientes busca transmitirte sobre la decisión que tienes que tomar.

Ya que todo es energía, primero asegúrate de que la vibración de la decisión que estás a punto de tomar y la de tu corazón y tus entrañas estén en sincronía. Entonces sabrás si seguir adelante con tu decisión o rechazarla basándose en si sientes serenidad o pesadez.

4. Discernir falsedades

Es importante saber si su nerviosismo es el resultado de una mentira que usted mismo se ha dicho. Esto puede corromper las vibraciones que deberían ayudarle a tomar la decisión correcta. Tienes que deshacerte de todas estas falsedades y llegar a la toma de decisiones sin ningún filtro. Deja de pensar que eres desafortunado, que estás en una mala situación, que tu vida es un fracaso, o que eres una víctima.

5. Sea consciente de sus emociones en lugar de evitarlas

Para ser consciente de tus emociones, debes aprender a entrenarte a ti mismo. Hágase preguntas: ¿Cómo se sintió la última vez que tuvo que hacer este tipo de preguntas? ¿Qué obtuviste a cambio? Renombra lo que sentiste y el resultado que obtuviste de lo que decidiste hacer. Así serás mucho más capaz de asimilar, comprender y acoger tus emociones.

6. Estar lo más presente posible

No tiene sentido centrarse en los grandes acontecimientos que rodean la decisión que se quiere tomar. Concéntrate en el momento presente, sin analizar los acontecimientos. Juzgue con base en las emociones en lugar de en el evento. Al estar más presente, usted podrá escuchar mejor sus emociones y sentirlas.

La vida es una cuestión de elecciones, y cada elección que haces te hace a ti.» – John C. Maxwell

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *